Sabadell

Entrevista a Paco Aranda, una vida en el partido socialista

  • Actualitzat:
  • Creat:

Paco Aranda (L’Hospitalet, 1977) lleva casi toda su vida militando en el partido de los socialistas. Primero en la JSC y luego en el PSC desde la agrupación local del Baix Llobregat Sud en su l’Hospitalet natal y ahora desde Sabadell.

Paco Aranda
Paco Aranda

He quedado con Paco a las 12h en un café al lado del Ayuntamiento de Sabadell. Me lo presentó Marta Farrés por allá 2004 y desde entonces hemos compartido bastantes tertulias políticas. Este va a ser otro café con tertulia, pero en esta vamos a conversar sobre su trayectoria en la JSC y en el PSC y en su trabajo, a veces invisible pero imprescindible, como jefe de gabinete de Miquel Iceta en el Parlament, así como su ocupación actual como Diputado en el Congreso.

Esta entrevista fue realizada el 3 de marzo de 2020.

Pregunta: ¿Cuándo te diste de alta en el PSC y por qué?

Paco Aranda: Esto fue por allá 1995, cuando estaba haciendo COU. Entonces era una persona bastante tímida, aunque no lo parezca hoy. Mi padre se había afiliado en el 94, tras la derrota del PSOE en las europeas. Por entonces conocía a gente de las juventudes del PSC y me afilié a la JSC en el 94. Empecé a conocer el ambiente del partido y di el paso de afiliarme también al partido el 7 de marzo de 1995, con 17 años recién cumplidos, en la agrupación del Baix Llobregat Sud.

P. ¿Cómo fue esa decisión?

P.A.: Fue una decisión espontánea a la que doy gracias por hacer podido vivir algunos de los mejores momentos de mi vida. Aquí he conocido a mi pareja y tengo a mis mejores amigos en este mundo. Justo después de afiliarme, Felipe tuvo la ‘dulce derrota’ de 1996 y mi padre decía “ahora es cuando hay que afiliarse al PSOE, con la derrota”.

P: Esos primeros pasos fueron en la JSC

P.A.: Sí, claro. Los primeros pasos en el partido fueron en las juventudes socialistas. Estuve en la JSC desde el 94 hasta el 2005 cuando y la dejé para entrar en la ejecutiva local del PSC de la agrupación del Baix Llobregat Sud como secretario adjunto de organización.

P. Afiliarse es siempre un paso importante en la vida política de cualquiera ¿qué le dice Paco Aranda a las personas que dan el paso de afiliarse al Partido Socialista?

P.A.: Soy una persona muy curiosa y una de les primeras cosas que pregunto cuando una persona de el paso de afiliarse es “¿por qué te has afiliado?”. Yo he formado a mucha gente en el partido y cuando daba esos cursos les preguntaba a mis alumnos eso mismo y me sigo sorprendiendo por las respuestas. A todos ellos les digo que han tomado una buena decisión porque entra en un proyecto, al menos el nuestro, que está pensado para servir a los ciudadanos. No recuerdo ningún avance social en España que no haya tenido la marca del socialismo: desde la sanidad pública, hasta los avances en libertad sexual. Es un orgullo para los que estamos ahí.

P. Debes haber conocido a mucha gente y te deben haber pasado muchas cosas ¿cuál es la anécdota más divertida?

P.A.: Hay una frase que dice que “si una anécdota se puede contar no es divertida y las que son divertidas no se pueden contar”. El Partido te da muchas alegrías y muchas tristezas, yo me afilié en el 95 y hasta 2004 el PSOE no hizo más que perder elecciones. Como nuevo afiliado me apuntaba a todo y como apoderado o interventor me sentía un poco gafe.

P: ¡Ocho años viviendo derrotas!

P.A. Quitando las victorias locales en Hospitalet, era así. Eso suposo un acicate, porque era el momento de ayudar a quienes dirigían el proyecto. En 2004 ganamos con Zapatero y lo viví en las Juventudes, en donde hubo miles de anécdotas. También hubo momentos duros, como la muerte de Ernest Lluch. Trabajaba en un colegio como conserje en la carretera de Collblanc, a 500 metros de la casa de Ernest Lluch. Recuerdo la llamada de un amigo dándome la noticia. Políticamente, la derrota de 2012 en Cataluña fue duro, pero nada comparado con el terrorismo.

P. ¿Cómo aterriza un chico de l’Hospitalet en Sabadell?

P.A. Estaba afiliado en l’Hospitalet, pero había conocido a Marta y en 2003 empezamos a salir como pareja. En 2005 decidimos ir vivir a Sabadell, pese a que yo mantengo la afiliación l’Hospitalet, algo que era poco práctico. Me dio un poco de pena dejar la agrupación de mi ciudad natal, pero aquí ha nacido mi hija y tengo mi vida. Soy un chico de l’Hospitalet.

P. Como secretario de organización de la federación del Vallès Occidental Sud ¿cuáles son los retos que os habéis marcado?

P.A.: En la federación tenemos a José Luís Jimeno, exalcalde de Badía y alguien con una gran visión política, y me pidió que le acompañara en el reto de sacar adelante la federación después de la debacle electoral de 2015 en que se perdieron Sabadell y Cerdanyola. El PSC debía ser el partido central de la comarca y creo que lo hemos conseguido.

P: Se han recuperado Sabadell y Cerdanyola ¿misión cumplida?

Sí claro, pero hay que seguir. Nuestro objetivo hasta 2023 es poner la comarca en el mapa de Cataluña. Hay una cierta polarización hacia Barcelona y el Area Metropolitana. En el futuro Cataluña debe dar más voz a las ciudades medianas que rodean la capital, la región metropolitana.

P: Y Sabadell y el Vallès tienen potencial.

P.A. El Vallès es una comarca muy industrial, con buenas infraestructuras y que no es suficiente para la demanda que está por llegar. Queremos que la R4 llegue al aeropuerto, pero no como un tren para turistas, si no para toda la ciudadanía. Nos hemos propuesto revalidar el apoyo.

P. Has acompañado a Marta Farrés desde su época como regidora hasta ahora, que es alcaldesa ¿cómo ha sido la experiencia?

Marta es una política inmensa y el PSC tiene suerte de tener gente como ella. Desde que empezó la han guiado sus valores y sus decisiones libres. Ha hecho política con valores, es lo que le hizo dejar el Ayuntamiento e irse a trabajar en el sector privado y es lo que la hizo regresar para llegar a ser alcaldesa. Todo eso lo he vivido con orgullo y con mucha ilusión. En mayo de 2019 cuando los resultados indicaban que Marta había ganado las elecciones, yo me emocioné. Creo que fue la recompensa al trabajo de muchísima gente implicada, desde Marta y Pol Gibert y con ellos la militancia. Marta está llamada a jugar un papel muy importante en el futuro de este partido y de este país.

P. ¿Cómo se vive ser la pareja de una alcaldesa?

P.A.: Se vive bien porque hemos aprendido a conciliar la dedicación política de ambos. Tenemos una hija con dos padres que se dedican a la política, pero no vamos a renunciar a tener vida de familia. Voy con ella allí donde puedo y lo hago como su pareja, disfrutando de ver como la gente la quiere.

P. Tu carrera política en el PSC te llevó a ser jefe de gabinete de Miquel Iceta en una época que recordamos como una montaña rusa política. ¿Cómo vivió Paco Aranda aquellos años?

P.A. Con Miquel empecé con 29 años cuando era secretario de acción política del PSC y le he visto progresar a su lado. Ha sido un privilegio porque Iceta es el mejor político que tiene Cataluña. Este país merece que algún día sea su presidente. Con él hemos vivido momentos importantes como la elección de Pedro Sánchez como Primer secretario del PSOE o el año álgido del Procés, especialmente septiembre y octubre de 2017.

P: En esa época estabais en la primera línea de fuego

P.A: En esos momentos ves cómo se construyen los liderazgos políticos. Escribía discursos, daba ideas, programaba agendas, estaba haciendo un trabajo en la sombra y Miquel, en cambio, estaba en la luz pública. Una vez le dije que no debía ser fácil ser Miquel Iceta. Es la persona que lleva con más naturalidad lo que sucede, en él he visto un político que acepta con naturalidad las cosas y se adapta a la circunstancia del momento.

P: No debe ser fácil adaptarse con naturalidad a los ataques constantes que sufre Miquel.

P.A. Muchas veces ese ataque no es a la persona, si no al partido. No puedes dejarte llevar por los insultos que pueda hacer tal o cual persona o troll en twitter o en TV3. En aquellos días fatídicos del 6-7 de setiembre, la DUI de 8 segundos o la convocatoria fallida de elecciones que acaba truncándose… Veía que Miquel sabía lo que había que hacer y qué rumbo debía tomarse. No todo el mundo es capaz de tomar la decisión correcta en esa situación.

P.: Cuando fuiste elegido diputado por Sabadell al Congreso afirmaste que llevarías las reclamaciones de los y las sabadellenses hasta Madrid. ¿Cuáles son esas reclamaciones?

Los políticos debemos ser útiles y la utilidad tiene muchas caras. El Estado en Cataluña tiene pocas competencias porque somos un país muy federalizado, pero en la comarca el futuro depende de la industria y las infraestructuras. Esta segunda prioridad es la que he hecho mía. Hemos de abrir la B-140, hemos de pacificar la Gran Vía, tenemos que impulsar el transporte público con la red de Rodalies con la llegada de la R4 al Aeropuerto y la estación de Can Llong. Esta nueva estación dará acceso a toda la zona norte al tren al resto de la comarca, Barcelona y el aeropuerto. Estamos trabajando para que estas reclamaciones históricas de la ciudad formen parte del nuevo plan de Rodalies para Cataluña.

P. Ser diputado en Madrid, ¿es un privilegio?

P.A: Soy un privilegiado porque me dedico a algo que me apasiona y es algo temporal que vivo con orgullo. Creo que la gente tiene la percepción de que los políticos nacen de una ‘granja de políticos’. Los políticos somos gente normal y corriente y cualquiera puede ser político. Lo primero que debe reconocer un político es la responsabilidad delegada: la gente ha delegado en tu su representación.

P: La vida de diputado no es como a veces la pintan.

P.A.: La gente se quedó con la foto de Duran-Lleida en el Palace de hace unos años y no es así. Voy a Madrid de martes a jueves y hay pleno 3 semanas de cada 4 y los diputados nos alojamos donde podemos, en mi caso en un hostal. Pensaba que tendría tiempo de ver Madrid y me limito a ir del Congreso al Hostal, del Hostal a mi despacho de diputado y de vuelta a Barcelona. El diputado que hace turismo en Madrid no hace de diputado.

P. Además, hay muchas cosas que no se conocen del Congreso

P.A.: Cuando viene a vernos algún amigo, familiar o una delegación del PSC, además de enseñarles en Congreso y todo lo que se ve por televisión, me gusta llevarlos hasta mi despacho atravesando el túnel que conecta el edificio antiguo con la 4ª ampliación. Ese pasillo está decorado con cuadros de los reyes godos y es algo que sorprende a mucha gente al verlo. Además, en el Congreso hay médico, enfermería, comisaría, una guardería… es una pequeña ciudad por la cantidad de gente que está allí trabajando.

P.: Eres un diputado activo en redes sociales ¿qué nos vas a enseñar a partir de ahora?

P.A. Soy menos activo de lo que parece. En Instagram tengo una cuenta personal cerrada y otra institucional como diputado. En esta cuenta pública @arandacongreso colgaré mis intervenciones, reuniones, visitas… e intentaré hacer la otra cara del diputado. Acercar lo que no se ve de mi trabajo. Quiero enseñar que soy también diputado territorial del Vallès, Bages i Berguedà y los lunes hago mis tareas dentro del “dilluns territorial” en donde hablo con alcaldes de la zona.

P. Además de la oficina parlamentaria

P.A.: Sí, ahí estamos Pol Gibert, Eva Menor, Javi Silva y yo y la gente de la comarca que nos ayuda para dar respuestas a la militancia sobre todo aquello que les preocupa. Vehiculamos y trasladamos esas inquietudes hasta donde toca. Además, el viernes intento implicarme en la vida de Sabadell, tanto políticamente como personalmente. La política coge todo lo que des, es absorbente y tú debes poner el límite. Si vives por y para la política, no queda espacio para nada más. Es un riesgo porque te desvincula de la calle.

P.: Has escrito dos libros de relatos “en un mundo perfecto” y “merece la pena” ¿habrá un tercero?

P.A.: ¡Debería! Este proyecto nace de mi devoción por Ángel Gabilondo que, además de un excelente político, es un muy buen escritor. Empecé a leer libros suyos que me encandilaron y tuve la osadía de escribir como él y tuve la osadía de pedirle que me prologara el primer libro. A veces digo que lo mejor del libro es el prólogo. Todo es autoeditado, pero así puedo dar rienda suelta a mi pasión por escribir y tengo pendiente de hacer un tercer libro.